El Canto del Chucao

image

 

El Chucao (Scelorchilus rubecula) es un ave típica de los bosques del sur de Chile. A lo largo de la historia, los habitantes rurales de la Región de los Lagos le han atribuido las más diversas capacidades adivinatorias.

Relato de Charles Darwin (1834)

Los variados y extraños gritos del Cheucau inspiran un temor supersticioso a los habitantes de Chiloé. Este pájaro lanza tres gritos bien distintos: a uno se le llama chiduco, y es un presagio de felicidad; otro, el huitreu, muy mal augurio; del tercero he olvidado el nombre. Estas palabras imitan el sonido producido por el pájaro y, en ciertas circunstancias, los habitantes de Chiloé se dejan llevar por completo por tales presagios(Darwin, 1834: 35)

Relato de Francisco Vidal Gormaz (1871)

“El Chucao o Chucau (Scelorchilus rubecula), del cual se han ocupado algunos viajeros, es una avecita pequeña de color cafe tostado que solo habita los solitarios bosques. Aparte de las propiedades que le atribuyen las jentes del sur, es el acompañante inseparable del viajero en el bosque í el único viviente que hace oir sus monotonos i bruscos ecos, en la espesa selva. Los madereros le suponían nueve cantos diversos: algunos de ellos nos fue posible precisar, durante nuestras largas peregrinaciones.
Algunos de sus cantos producen efectos desagradables en el tablero, que los ‘manifiesta’ por medio de imprecisiones súbitas i simultáneas a los ecos del Chucao. Otros son de júbilo, por predecirles felicidad, buen viaje, buen tiempo, etc.; en fin, otros son de indiferencia. No obstante, sus nueve tonos son escuchados por el viajero y el frecuente cantor produce impresiones diversas segun el acento que ejercita.
Algunos creen que el Chucao tiene tales fuerzas que puede detener a un robusto maderero en medio de la montaña i hasta conducir la carga del viajero; por lo que es comun oir decir a aquellas jentes, elojiando la agudeza i poderío de fe pequeña avecita: «Bien haya el poder que Dios le ha dado.» «EI Chucao canto bien, no hay cuidado, adelante.» «Que mal canto el hij ., Tendremos mal viaje o mal tiempo.»
Durante la esploracion del rio Puelo, la jente tenia mas fe en el canto del Chucao que en las indicaciones del barometro metálico que llevabamos con nosotros: pero a la larga creyeron observar que este i aquel acusaban igualmente los pronósticos del tiempo, por lo que en breve se hizo refrán entre ellos de que ‘el Chucao anda pala a pala con el sistema métrico’, nombre con que habían calificado al aneroide”. (Vidal, 1871: 253)

Relato de Francisco Cavada (1914)

“Sibila en los bosques, o sea ave agorera que predice a los caminantes la buena o mala ventura.

Si grita a la derecha, el viaje será feliz; si a la izquierda, el viajero debe temer algún grave contratiempo. Es voz onomatopéyica, pues remeda casi con perfección el canto de esta ave”. De chucau: un pájaro del monte (Febres). Otras variantes son tricao, tricau.

¡Chudec!: Grito del chucao cuando anuncia felicidad

¡Huithreu! o !Huithrothroy!: Grito del chucao cuando anuncia desgracias. (Cavada, 1914: 333)

Imagen: Wiki commons

Fuentes:

  • Cavada, Francisco (1914). Chiloé y los Chilotes. Disponible en Memoria Chilena.
  • Vidal Gormaz, Francico (1871). Esploracion de la costa de Llanquihue i archipiélago de Chiloé. Disponible en Google Books.
  • Darwin, Charles (1834). Chiloe. Disponible en Google Books.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s