Ruta de Navegación del Río Maullín

image

La Ruta de Navegación del Río Maullín corresponde al antiguo circuito de transporte fluvial que conectaba las localidades de Maullín y Puerto Toledo (aprox. 40 kms), para el tránsito de personas y mercaderías. De origen indeterminado, esta ruta permaneció abierta hasta 1960 cuando el terremoto y el posterior embancamiento del río desaconsejaron su uso.

Antiguamente el río Maullín tenía una profundidad mayor a la actual, lo que permitía el arribo de buques extranjeros de gran calado hasta el puerto de Maullín. La ausencia de caminos hacía necesario el posterior transporte de estas mercaderías en embarcaciones menores a través del río hasta la localidad de Puerto Toledo, donde luego eran subidas a camiones o buses hasta Puerto Montt. La población de Maullín hacía un recorrido similar para ir a la capital de la provincia, trayecto que tomaba al menos dos días en ir y volver.

Aunque existía un número indeterminado de lanchas que hacían el recorrido de forma más o menos regulada, hay dos que han mantenido cierto renombre: la Santa Rosa y, por sobre todo, la lancha Alondra, que era principalmente para transporte de pasajeros y que demoraba alrededor de cuatro horas en realizar el recorrido.

La red de embarcaderos tampoco se puede definir con certeza, puesto que en la práctica sólo dos eran puertos con muelle (Maullín y Puerto Toledo), mientras que los otros lugares eran simples puntos de recogida de personas que usualmente se transportaban en sus propios botes hasta la mitad del río para luego combinar con la lancha. Estos lugares no era extraño que fuesen propiedad privada donde algún vecino permitía el acceso para el embarque.

Lugares donde se realizaban embarques:

  • Maullín (puerto de partida)
  • Olmopulli
  • Huautrunes
  • Puelpún
  • Misquihué
  • Puerto Toledo (puerto terminal)

Se cuenta que antiguamente Puerto Toledo era un activo punto de conexión, con casas y una hostal que recibía a los viajeros. También existían caballerizas para cuidar a los animales de las personas que debían viajar u hospedarse en el lugar.

Luego del terremoto de 1960 el transporte fluvial se vio fuertemente dañado producto del tsunami. A la destrucción de las naves y de varias localidades, se sumó el embancamiento del río en diversos puntos. La posterior política de reconstrucción involucró también la creación de una ruta terrestre de transporte, lo que posibilitó la conexión de Maullín por tierra con Puerto Montt. Esta opción hizo aún más inviable continuar con el transporte fluvial, debido a su mayor comodidad y menor tiempo de viaje.

Actualmente existen pocos restos de esta antigua ruta, ya que gran parte de los antiguos embarcaderos en realidad eran simples puntos de recogida sin muelle o construcción alguna. El sitio más interesante para visitar es, sin duda, Puerto Toledo, donde se puede recorrer el abandonado camino que llevaba al río, así como encontrar restos del embarcadero y algunas ruinas de contrucciones tapadas por la vegetación producto de un abandono de más de medio siglo.

image

Ver en Google Maps (Puerto Toledo)

Referencias

Imagenes:

1 Comment

  1. Hola
    El hospedaje, correo y restaurant que existía en Puerto Toledo era de mi abuela y sus hermanos. Lo construyeron año 1925 aprox.
    Mi abuela era la hija menor de 12 hijos de Susana Schmidt Olavarría y Olegario Toledo Mansilla. Ellos sufrieron el despojo de sus tierras durante la colonización ya que un tinterillo se adueñó de las tierras inscribiendolas a su nombre cuando se trasladó registro del departamento de Carelmapu a Puerto Montt en el año 1920.
    Las tierras fueron heredadas de su padre Tomás Toledo Barria, quien fuera hijo de Pantaleon de Toledo.
    Pantaleón recibió estás tierras y dinero de parte del rey de España en 1818 aproximadamente.
    Es decir las tierras fueron trabajadas por más de 100 años por la familia Toledo hasta que fueron despojados con la complicidad de los policías de la época.
    Abarcaban desde Misquihue hasta río Toledo, incluyendo Puerto Toledo.
    La familia había donado el terreno y construcción de la capilla San José de Puerto Toledo. Ahí se encuentra el cementerio familiar.
    El hospedaje se construyó en espera de la restitución de las tierras pero el patriarca Olegario murió de un infarto. Su viuda y jóvenes herederos no pudieron con la tarea.
    Mi abuela pese a su corta edad, 17 años, debía hacerse cargo de la hostería, correo, telégrafo y comida, junto a sus hermanos. Ella contaba que había mucho tránsito. Llegaban microbuses a trasladar a los pasajeros que venían en vapores por el Maullín desde Chiloé.
    La llegada del tren y el mejoramiento de los caminos disminuyen el trabajo, por eso cuando el terremoto se lleva la casona, no valía la pena reconstruir. Además solo quedaban las dos hermanas menores que ya se habían casado y tenían sus familias muy cerca de ahí, en Salto Chico.
    Mi abuela murió un mes antes de cumplir 100 años, en enero de 2015.
    Cada año viajamos desde varias partes del país para llevar flores a los ancestros del cementerio familiar.

    Like

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s