San Miguel Arcángel de Calbuco

image

La figura de San Miguel Arcángel (siglo XVI o XVII) es una histórica imagen que adorna la principal iglesia de Calbuco en el centro de la ciudad. En sus varios siglos de historia, ha estado presente en varios de los más importantes eventos y es hoy un símbolo de la religiosidad popular de la zona.

La tradición de la zona cuenta que habría sido llevada inicialmente desde Quito por los conquistadores españoles durante la fundación de Osorno (1558); no obstante, hay historiadores que rechazan esta versión y le atribuyen un origen sevillano un siglo más tardío [1].

La historia más difundida señala que luego de la destrucción de Osorno de 1602, los sobrevivientes habrían escapado a diversos puntos del sur de Chile llevando las reliquias religiosas que guardaban en su ciudad antes de ser destruida. Entre estas figuras se contaban la Virgen de la Candelaria y San Miguel Arcángel, las que serían llevadas a Carelmapu y Calbuco respectivamente.

Desde la época colonial se realizan dos fiestas en homenaje a San Miguel: la “Fiesta de los Indios Caciques”, que se celebra el siguiente fin de semana después de Semana Santa, y la “Fiesta de las Luminarias”, que se festeja cada 28 de septiembre. La primera destaca por el “batido de banderas” realizado por el fiscal de la parroquia, mientras que la segunda fiesta es famosa por sus grandes fogatas y los coloridos faroles que adornan la ciudad y las islas durante su celebración. Desde 1912 la Fiesta de los Indios Caciques también se celebra en la localidad de Chope, en la Isla Puluqui. Si bien el origen de estas fiestas se asocia a una supuesta rebelión indígena en 1712, no existiría mayor evidencia de que esto efectivamente hubiese sucedido [1].

En tiempos más contemporáneos se señala que en 1943, con ocasión del Gran Incendio de Calbuco, las llamas amenazaban con consumir completamente el pueblo y la Iglesia que había sido recientemente reconstruida. Ante esta amenaza de perderlo todo, el sacerdote a cargo de la Iglesia habría exigido sacar al santo de la Iglesia y colocarlo frente a las llamas. La tradición cuenta que en ese momento el fuego comenzó a retroceder y no se acercó más hacia el lugar sagrado. Si bien las explicaciones más factibles son otras, la leyenda se conserva hasta el día de hoy.

Actualmente se puede ver al santo al interior de la Iglesia San Miguel Arcángel (1935) de la ciudad de Calbuco, así como una réplica en la costanera de la ciudad frente al Mercado Municipal.

Referencias

  1. Mansilla, José (2014). Las luminarias de los indios reyunos de Calbuco. Cuadernos Caicaén.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s