Batalla de El Toro

image

La Batalla de El Toro (1820) se reconoce como el último combate entre fuerzas realistas y patriotas en territorio continental durante la guerra de independencia de Chile, y se llevó a cabo en terrenos hoy pertenecientes a la comuna de Fresia en la Región de los Lagos.

En 1820, luego de la toma de la entonces inexpugnable ciudad de Valdivia (3 al 4 de febrero), las fuerzas independentistas estaban confiadas en una rápida conquista de los territorios más al sur de esa ciudad. Habían pasado dos años desde la firma de la Independencia de Chile y aún no se lograba tener soberanía sobre la totalidad del territorio, pero esto era algo que parecía próximo a cambiar luego de la toma del sistema de fuertes valdiviano.

Pese a su triunfalismo, los patriotas fracasaron en su intento de tomar Chiloé durante el Combate de Agüi (18 de febrero de 1820), por lo que se replegaron a Valdivia y a consolidar su dominio hasta la zona de Osorno, donde los realistas abandonarían el Fuerte Reina Luisa y se unirían a las tropas de la zona de Carelmapu.

En ese lugar el gobernador Antonio de Quintanilla reprimiría a los líderes militares por abandonar Osorno y los sustituiría por nuevos hombres capaces de liderar el plan de reconquista de los territorios de Osorno y Valdivia.

Finalmente el 6 de marzo de 1820 choca una columna de 140 soldados del Ejército de Chile contra una tropa de entre 300 a 400 hombres del Ejército Real de Chiloé en las tierras de la Hacienda El Toro, cerca del actual pueblo de Polizones en la comuna de Fresia.

Pese a estar en inferioridad numérica, la disciplina de la tropa chilena al mando del Coronel Jorge Beauchef fue ampliamente superior a la de las milicias chilotas, que atacaron desorganizadamente y terminaron finalmente dispersadas por el ejército independentista. Al día siguiente gran parte de la tropa se rendiría ante los patriotas y se uniría a su causa, no obstante, antes de eso una cifra de alrededor de 40 chilotes resultaron muertos durante la contienda, frente a los sólo 11 que cayeron en las filas chilenas. Estos cuerpos serían acumulados en un antiguo galpón y quemados, dando nombre al actual sector de Casa Quemada en la misma comuna.

Luego de este combate se derrumba toda posibilidad por reconquistar Osorno y Valdivia por parte de las fuerzas realistas, que partir de ese momento se atrincheran en Chiloé y ven limitado su dominio hasta la orilla sur del Río Maullín. Del lado norte sobreviviría una breve guerrilla organizada por Fray Salvador Racela y dirigida militarmente por el sargento Florentino Palacios, la que se desintegraría luego de la captura del sacerdote por parte del coronel Beauchef.

Actualmente en el lugar de la batalla hay un monumento instalado en 1983 que recuerda a los caidos en combate y ocasionalmente también se realizan homenajes por parte del Ejército de Chile hacia los soldados que se enfrentaron en esos parajes.

Ver en Google Maps

Referencias

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s